Las patatas bravas, un clásico de las tapas levantinas

Las patatas bravas, un clásico de las tapas levantinas

Uno de los grandes clásicos de los bares de tapas en Valencia son las bien conocidas patatas bravas. Este plato es una de las grandes joyas de la cocina del levante de la península ibérica. Si quieres conocer alguno de sus secretos, sigue leyendo.

Las patatas bravas son un plato que se puede presentar tanto en tapa como en tamaño ración, dependiendo de los comensales. Consiste, principalmente, en patatas fritas cortadas en gajos con un acompañamiento de salsas. En algunas ocasiones, las patatas se fríen lentamente para conseguir que el centro quede muy suave y el exterior crujiente. La salsa principal con la que se presentan estas patatas es picante y de ahí recibe su nombre de "brava". Esta salsa lleva como ingrediente principal el pimentón y algunas tienen un color más rojizo debido a la presencia de tomate en su composición.

Pero decimos salsas en plural porque es muy frecuente encontrar las patatas bravas acompañadas de una segunda salsa, además de la brava. Esta es, muy habitualmente, el alioli, otra delicia de la cocina del Mediterráneo, que consiste en una emulsión de ajo y aceite. Esto se hace así para que los comensales de los bares de tapas de Valencia disfruten del contraste de sabores y aprecien, más si cabe, el picante de la salsa brava.

Pero, si todavía no estás impresionado por los ingredientes y la tradición que este plato tiene en toda la costa levantina, quizás te interese saber que en 2008 la Organización de las Naciones Unidas incluyó este plato en un recetario y lo señaló como un plato típicamente español. Por ello, podemos decir sin miedo que las patatas bravas son un plato de reconocimiento y fama internacional.

En Yuso conocemos bien los entresijos de la comida mediterránea y podemos ofrecerte unas patatas bravas dignas de la ONU.